martes, diciembre 13, 2011

Navidad es familia

Navidad es familia; es el llamado a vivir la paz, el amor y la fraternidad que el Niño Jesús con su Sagrada Familia nos pone en frente para hacer de ella nuestro ejemplo vivo. Es el momento oportuno para encontrarnos con los seres queridos, para expresarles todo nuestro cariño y también para agradecer a Dios por el tesoro que nos ha donado.

"De la familia recibimos la vida, la primera experiencia del amor. En la familia maduran los vínculos solidarios que nos enseñan a integrarnos a la sociedad. La familia, patrimonio de la humanidad, constituye uno de los tesoros más importantes de nuestro pueblo. ¡Cuánto debemos cuidarlo! ¡Cómo debemos acrecentarlo en la fe, la fidelidad, el amor y el servicio, para entregarlo como preciada herencia a los hijos! (…) Si Dios al hacerse hombre quiso tener una familia, ¡qué grande y qué santa es la familia a los ojos de Dios!".

Con estas palabras del Padre Luis Armando Collazuol, reflexionamos sobre el valor de la familia en esta época maravillosa donde nos encontramos con los seres queridos para vivir el mensaje que nos trae el Niño Jesús: amor, paz y reconciliación. Es válido añadir que la "caridad empieza por casa", queriendo decir que la propia familia debe ser el eje principal de nuestras acciones.

Es el momento además para agradecer por la valiosa comunidad de personas que se ha conformado de generación en generación y por eso es importante manifestar a los hijos la fortuna de haber nacido en hogares rodeados de amor expresado a través de padres, abuelos, tíos, primos, hermanos… Es la Navidad, la ocasión para vivir este valor con alegría y perpetuar el legado del Niño Dios durante el resto del año.

La Sagrada Familia, ejemplo de amor

Como cada año, la Navidad nos vuelve a presentar la imagen de una familia. Pero se trata de una familia muy especial. Ella es esposa, virgen y madre, mujer llena del Espíritu Santo. Se llama María. Él es esposo, varón justo y padre adoptivo, carpintero y custodio del Redentor. Se llama José. El hijo es ante todo, y eternamente, Hijo de Dios. Es la Sagrada Familia, aquella que conmemoramos el 28 de diciembre y es el principal modelo para nuestras propias familias.

Modelo de amor y de unión, pero también lección de vida familiar, pues la Sagrada Familia como la familia de hoy, tuvo que afrontar y convivir con grandes problemas. La familia de Nazaret fue humilde, carente de recursos, pero completamente feliz a pesar de las dificultades.

Vemos entonces en la representación del nacimiento del Niño Jesús, numerosos símbolos alrededor de la experiencia familiar. De nuevo el Padre Collazuol los explica así:

"La gruta de Belén nos habla del amor generoso, fiel y permanente de los esposos, nos habla de la Misericordia de Dios que bendice la familia, nos habla de la experiencia inefable de amar y ser amado, nos habla del lugar natural que tienen los hijos en la comunión de amor de los padres.

En Belén aprendemos que la vida es mejor en familia. Que a nuestros ojos humanos la familia tenga siempre la belleza que se nos muestra en la Sagrada Familia: en la gruta de Belén, en el templo de Jerusalén, en la prueba del exilio en Egipto, en la vida cotidiana de Nazaret."

José y María padres consagrados ante la permanente búsqueda de la mejor morada para la llegada de Hijo, convencidos de la voluntad de Dios para sacar adelante a la familia que Él les encomendó -sin comprender el porqué de sus adeudos-, nos muestra la grandeza de la misión de ser padres.

Reflexión sobre la familia

La Navidad nos convoca para reflexionar sobre el valor de la familia, y para ello el Padre Oscar Pezzarini invita a hacernos estas preguntas:

Debemos darnos cuenta de cuánto tiempo utilizamos para los demás, para los de "afuera", que poco tiempo empleamos muchas veces para aquellos con quienes compartimos nuestra vida... y disfrutar de nuestra familia, "santificarla" como hizo el mismo Jesús.

Por eso no está demás que reflexionemos sobre el lugar que le damos a nuestras propias realidades familiares, al lugar que ocupamos en ella y a la importancia que le damos. Pues muchas veces hacemos lo contrario:

  • Cuántas veces nos dedicamos a salvar al mundo, en nuestras charlas, en nuestra imaginación, en nuestras discusiones, y lo que nos "sobra", se lo dedicamos a la familia.
  • Cuántas horas invertidas en salvar nuestras tareas, nuestro negocio, nuestras amistades, nuestras diversiones, y es muy poco el tiempo que le damos a la familia.
  • Cuánto tiempo solemos tener para hablar con los demás, con los vecinos y amigos, pero para hablar de y en la familia, con nuestros padres o con nuestros hijos, siempre nos falta tiempo.
  • Cuánto tiempo utilizamos en compartir con los amigos y compañeros, pero muy pocas para estar con nuestros hermanos, para disfrutar de nuestra familia, para escuchar a nuestros padres, o siendo padres para interesarnos por lo que les pasa a nuestros hijos...

Para finalizar una frase de la Madre Teresa de Calcuta:"Si queremos que haya paz en el mundo, empecemos por lograrla en nuestras familias".

Fuentes: ACI, ecatolico.com, catholic.net, marana-tha.net

http://www.lafamilia.info/index.php?destino=/valoresenlafamilia/valoresenlafamilia.php?

ads

Ditulis Oleh : Equipo de Autores Hari: 0:46 Kategori:

0 comentarios: